Liposucción


Es el conjunto de técnicas quirúrgicas destinadas a eliminar de forma permanente los acúmulos de grasa localizada en cualquier zona del cuerpo.

Se deben realizar en pacientes cercanos a su peso ideal (no está indicada una liposucción en un paciente obeso) y con una piel suficientemente elástica, para evitar la aparición de irregularidades en el postoperatorio.


  • ¿En qué consiste?

    Se realizan siempre bajo anestesia local y sedación, de forma ambulante e indolora, extrayendo la grasa sobrante en cada zona en concreto, a través de cicatrices de 3-4 milímetros que con el tiempo son imperceptibles.


  • Resultados

    Los resultados son excelentes si la cirugía está bien realizada, y la aparición de irregularidades en la piel es excepcional si se emplea una técnica quirúrgica correcta, aunque lamentablemente es frecuente si la técnica quirúgica es deficiente. El beneficio de la intervención es permanente, y, aún contando con el deterioro producido por el paso del tiempo, es una operación que habitualmente no se repite en la misma zona durante la vida de un paciente.

  • Intervención

    Tras la intervención el paciente debe llevar un vendaje compresivo suave durante un máximo de 7-8 días, y aparecen hematomas que tardan 2-3 semanas en resolverse. Puede hacerse una vida laboral absolutamente normal 4 días tras la operación, y aunque la mejoría en volumen es evidente desde el principio y muy importante al mes, los resultados definitivos tardan en producirse unos 6-8 meses.


  • Efectos secundarios

    No existe una tendencia a que la grasa extraída “se reproduzca” en las zonas tratadas si la cirugía está bien hecha, por lo que no es necesario ninguna precaución especial tras la intervención. En el caso de aumentar significativamente de peso el paciente aumentaría de volumen especialmente en las zonas no tratadas, por lo que debe cuidarse de la misma forma que lo haría si no se hubiera operado.



 
CONSULTA CON EL EXPERTO