celulitis, piel de naranja

Celulitis


La celulitis (desde el punto de vista estético) es una patología que consiste en la acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo, formando nódulos de grasa asociado a retención de líquido y toxinas. Se trata de una patología de causa multifactorial estrógeno dependiente que afecta no sólo a las células grasas sino también al tejido que se encuentra entre las células grasas y a la microcirculación sanguínea.




  • Clasificación de la Celulitis

    Hay que dejar claro que la celulitis no se cura. Por eso, para mantenerla a raya y ayudar a que las técnicas a las que recurramos tengan los mejores resultados es muy recomendable seguir una serie de pautas de vida saludable. Llevar a cabo una alimentación equilibrada y evitar el consumo de alcohol o tabaco. También es recomendable hacer ejercicio de una forma constante, evitar llevar tacones altos mucho rato o enfundarse ropa muy ajustada que dificulta el riego sanguíneo y, sobre todo, controlar el estrés, el mal de nuestro tiempo ya que puede actuar a nivel endocrino modificando la distribución de las grasas.

    Aún teniendo en cuenta todas estas medidas preventivas seguiremos padeciendo de celulitis en un menor o mayor grado, hay por tanto que ponerse manos a la obra y atacar el problema de raíz, tratando la causa estructural de la misma. Antes, sin embargo, de entrar en el combate, hay que realizar una historia clínica detallada con la anamnesis correspondiente y exploración personalizada de cada paciente para saber qué tipo de celulitis se tiene.

    Clínicamente se suele clasificar en celulitis dura (aparece en mujeres jóvenes con actividad física activa) flácida (a causa de bruscas pérdidas de peso o en mujeres de más de 40 años sin actividad física), y edematosa (produce inflamación o edemas en las piernas).

    Existe una clasificación atendiendo a los múltiples aspectos que la componen y a sus fases:

    • Etapa 0: No tiene hoyuelos cuando está de pie o acostada y si pellizca la piel tampoco los tiene.
    • Etapa 1: No tiene hoyuelos cuando está de pie o acostada pero si pellizca su piel sí los tiene:

    Venosa, linfática y dilatación de vasos dérmicos. Retención de líquido entre las células grasas.

    Clínicamente: pesadez de piernas, la zona celulítica se palpa espesa, infiltrada, menos elástica y más fría la localización celulítica es el lugar de una tensión dolorosa que aumenta cuando se pellizca y hace rodar la piel, poniendo de manifiesto los fenómenos de la "piel de naranja". Puede aparecer algunas telangiectasias.

    • Etapa 2: Los hoyuelos están presentes sin necesidad de pellizcar cuando está de pie, pero no cuando está acostada.

    La dilatación vascular aumenta. El edema (retención de líquido) empuja la dermis hacia arriba lo que provoca la aparición de ondulaciones en la superficie de la piel. Los septos fibrosos que separan las células de grasa se engrosan y se acortan lo que ocasiona la aparición de depresiones (hoyuelos).

    Clínicamente: los fenómenos se acentúan con la instalación de un acolchamiento; se agrega dolor a la palpación de la zona celulítica. A la presión aparece la "piel de naranja".

    • Etapa 3: Los hoyuelos están presentes de pie y acostada sin necesidad de pellizcar.

      Las fibras de la dermis e hipodermis sufren una degeneración del colágeno, por lo que las células grasas aumentan de tamaño, aumenta la retención de líquidos y toxinas agravando el aspecto de la piel de naranja.

        Clínicamente: "Piel de naranja espontánea". La piel está fría al tacto, y es asiento de varicosidades, incluso de varices. Puede ir asociada con flaccidez y estrías blancas.

        • Etapa 4: Los hoyuelos son más profundos y además dolorosos.

        La progresiva compresión de vasos y nervios, produce alteración nutricional en las células que forman la dermis. 

        Clínicamente: "Piel acolchada o capitoné", a la inspección. La palpación pone de manifiesto los nódulos duros, profundos y dolorosos.

        Con la celulitis (piel de naranja), el paciente debe someterse a tratamientos médico-estéticos con cierta periodicidad.

        Los tratamientos son variados. Dependiendo del tipo de celulitis puede estar indicado un tratamiento o la combinación de tratamientos. Debe ser el criterio médico y su consejo el que permita al paciente iniciar el tratamiento más recomendable para su caso.


      • Tipo, estadio o fase I = ectasia circulatoria:

        Venosa, linfática y dilatación de vasos dérmicos. Edema intersticial periadipocitario.

        Clínicamente: pesadez de piernas, la zona celulítica se palpa espesa, infiltrada, menos elástica y más fría la localización celulítica es el lugar de una tensión dolorosa que aumenta cuando se pellizca y hace rodar la piel, poniendo de manifiesto los fenómenos de la "piel de naranja". Puede aparecer algunas telangiectasias.

      • Tipo, estadio o fase II = Exudativa:

        La dilatación vascular aumenta. El edema empuja a las fibras conjuntivas. Hay hiperplasia hipertrofia de fibras reticulares pericapilares y periadipocitarias.

        Clínicamente: los fenómenos se acentúan con la instalación de un acolchamiento; se agrega dolor a la palpación de la zona celulítica. A la presión aparece la "piel de naranja".

      • Tipo, estadio o fase III = Proliferación fibrosa:

        Las fibras de la dermis e hipodermis sufren una degeneración del colágeno, se forman bloques amorfos que provocan aprisionamiento de los adipocitos llenos de triglicéridos. Se altera el metabolismo celular y se forman "micronodulos".

        Clínicamente: "Piel de naranja espontánea". La piel está fría, y es asiento de varicosidades, incluso de varices. Puede ir asociada con flaccidez y estrías nacaradas.

      • Tipo, estadio o fase IV = Fibrosis cicatricial:

        La progresiva compresión de vasos y nervios, produce alteración nutricional del tejido conjuntivo, sin alteración real del tejido adiposo que permanece normal en su constitución química. La unión de micronódulos forma el macronódulo.

        Clínicamente: "Piel acolchada o capitoné", a la inspección. La palpación pone de manifiesto los nódulos duros, profundos e indoloros.

        Con la celulitis (piel de naranja), el paciente debe someterse a tratamientos médico-estéticos con cierta periodicidad.

        Los tratamientos son variados. Dependiendo del tipo de celulitis puede estar indicado un tratamiento o la combinación de tratamientos. Debe ser el criterio médico y su consejo el que permita al paciente iniciar el tratamiento más recomendable para su caso.

      • Tratamientos médicos
        hidden

        Cellfina

        Tratamiento médico-estético, mínimamente invasivo, con resultados asegurados como mínimo durante tres años

        Ondas de Choque

        Entre sus efectos terapéuticos se busca la rotura parcial de los septos fibrosos causantes del aspecto de la piel de naranja

        hidden

        LPG

        LPG es un tratamiento que consiste en la estimulación celular; capaz de reducir, redefinir los contornos y tratar la celulitis

        Mesoterapia para la celulitis

        La mesoterapia consiste en microinyecciones a través de las cuales se introducen fármacos a dosis bajas


       
      CONSULTA CON EL EXPERTO