Thermage en Grupo de dermatología Pedro Jaén

Thermage


El Thermage, una de las radiofrecuencias más potentes, tensa y alisa para conseguir un rejuvenecimiento de la piel, obteniendo un aspecto más joven sin cirugía ni inyecciones.


  • Casos indicados

    • Pérdida de firmeza de la piel o flacidez que aparece después de perder peso o del embarazo.
    • Piel de naranja.
    • Las zonas más comúnmente tratadas son: la zona facial, abdomen, piernas, rodillas (disminución de las arrugas por encima de las rodillas), nalgas o brazos.

  • Técnica de la aplicación

    Es una radiofrecuencia monopolar, que proporciona calor terapéutico dérmico profundo y subdérmico, a diferentes profundidades del tejido.

    Consiste en una radiación electromagnética que, al ser aplicada sobre un tejido, provoca movimientos rotacionales de las moléculas de agua. Éstas aumentan su temperatura y transmiten calor a los tejidos circundantes.

    La punta de la pieza de mano del aparato se apoya sobre la piel con suavidad y se administra un pulso de energía de radiofrecuencia (RF). Cada pulso dura aproximadamente un segundo. La punta enfría y protege la epidermis, mientras la energía penetra profundamente en la piel para calentar las fibras de colágeno de la dermis y del tejido subcutáneo.

    Thermage provoca la síntesis de HPS 47. Dado que las moléculas de colágeno tipo I sólo pueden ser ensambladas en presencia de HPS 47, el incremento de la misma supone a su vez un aumento del colágeno, clave para una piel firme y tersa.


  • Resultados

    Con esta radiofrecuencia, en una sola sesión obtiene resultados más llamativos que los obtenidos con las radiofrecuencias clásicas. Los efectos van mejorando hasta seis meses después de un tratamiento único y pueden durar entre uno y tres años, dependiendo de las condiciones de la piel y del proceso natural del envejecimiento.


 
CONSULTA CON EL EXPERTO
ARTÍCULOS RELACIONADOS