Linfedema

Linfedema


La llamada Terapia Descongestiva del Linfedema (TDL), que debe ser siempre indicada por un médico especialista, es el procedimiento terapéutico más aceptado en la patología linfática. Se trata de un tratamiento conservador, que tradicionalmente en Europa sigue dos fases: Fase I o fase intensiva y Fase II o de mantenimiento, que incluyen:

Fase I:

    • Drenaje linfático manual* (realizado por fisioterapeutas expertos).
    • Vendajes compresivos multicapa o multicomonente, realizados por el fisioterapeuta tras cada sesión de drenaje linfático manual, con vendas especiales de baja elasticidad.
    • Presoterapia.
    • Ejercicios.
    • Medidas higiénico – dietéticas y cuidados de la piel.

En la fase de mantenimiento, el objetivo es mantener los resultados obtenidos en la fase I mediante:

    • Prendas de compresión (medias, mangas, guantes, etc.). Se prescriben y chequean en la consulta médica y se deben adquirir o confeccionar a medida en una ortopedia.
    • Ejercicios.
    • Cuidados de la piel y autocuidados.

En la actualidad, existen diferentes opciones de tratamiento quirúrgico para el linfedema (liposucción, anastomosis linfovenosas, transposición de ganglios linfáticos) que deberán ser indicadas de forma individualizada en cada paciente.


  • Tratamientos médicos
    hidden

    Drenaje Linfático Manual

    Técnica especial de masaje cuya finalidad es reducir el volumen y disminuir la fibrosis asociada al linfedema


 
CONSULTA CON EL EXPERTO
ARTÍCULOS RELACIONADOS