PRP


¿Qué es?

El plasma rico en factores de plaquetas es una técnica de medicina regenerativa que permite usar los factores de crecimiento presentes de forma natural en las plaquetas del paciente para estimular la regeneración de las estructuras de la piel. Se trata de una técnica segura debido a su naturaleza autóloga, es decir, que las plaquetas y sus factores de crecimiento provienen del propio paciente.

Empezó a utilizarse en odontología y en traumatología por su capacidad de regeneración de tejidos. Recientemente se ha utilizado con éxito y seguridad en medicina estética. Es uno de los principales tratamientos de la Unidad de Dermatología Regenerativa.

¿En qué consiste la técnica?


En la técnica de Plasma autólogo se extrae sangre del paciente, generalmente del brazo, como si fuera una analítica rutinaria. La evolución de la técnica permite que sean cantidades muy pequeñas las necesarias. Se centrifuga esa sangre inmediatamente, para separar la zona de plasma rica en plaquetas del resto de componentes que no nos interesan. Se aspira selectivamente la zona del plasma en la que están las plaquetas. Se rompen entonces las plaquetas añadiendo calcio, de forma que liberan sus factores de crecimiento en la solución. A continuación, se recoge esta solución rica en factores de crecimiento plaquetarios y se inyecta en la zona a tratar (cicatrices de acné, quirúrgicas, mejillas, cuello, región perioral, etcétera) mediante múltiples inyecciones con una aguja muy fina.

Indicaciones

Se usa con distintas indicaciones: mejorar las cicatrices quirúrgicas cuando son recientes, las cicatrices de acné (junto con otras técnicas, como el láser fraccionado) y mejorar en general la calidad de la piel, ya que la liberación de estos factores de crecimiento plaquetarios en la dermis acelera los mecanismos de reparación y estimula la producción de colágeno, lo que se traduce en una menor flaccidez, menos arrugas finas e hidratación profunda. Sus efectos no son inmediatos: empiezan a notarse unas semanas después. Se aconseja hacer dos sesiones al año.

Efectos

Puede notar dolor en el momento de la punción, que suele ser muy leve y que se reduce notablemente, usando crema anestésica una hora antes del procedimiento.

Pueden aparecer pequeños hematomas en el punto de inyección, que desaparecen en una semana y que pueden disimularse satisfactoriamente con maquillaje.

Son contraindicaciones para el tratamiento:

  • Embarazo y lactancia.
  • Trastornos de coagulación.

Recomendaciones

  • Previo al tratamiento: Su médico le recomendará usar una crema anestésica una hora antes para reducir las molestias en el momento de la punción.
  • Posterior al tratamiento: Después del tratamiento los lugares de punción se notarán las primeras 48 horas. Pueden usarse los cosméticos habituales desde el primer momento. No se requieren precauciones específicas de fotoprotección. En caso de que aparezca algún hematoma, puede ocultarse con maquillaje. Podrá regresar a su rutina normal rápidamente después de la sesión con su médico de la Unidad de Dermatología Regenerativa.

Generalmente, la mejoría puede durar varios meses, dependiendo del tipo de piel. Se recomienda repetir las sesiones en el momento en que empiece a notar que se pierde el efecto y no esperar a la pérdida total del mismo, para potenciar así los resultados obtenidos. Su médico de Dermatología Estética.




 
CONSULTA CON EL EXPERTO
ARTÍCULOS RELACIONADOS