Unidad de piel sensible y alergia en Grupo de Dermatología Pedro Jaén

Unidad de Piel Sensible


El término dermatitis hace referencia a diversas afecciones cutáneas (dermos: piel, itis: inflamación). Los términos “eccema” y “dermatitis” pueden considerarse sinónimos.

Las dermatitis se deben a una inflamación de las capas superficiales de la piel ocasionando alteraciones visibles en la epidermis. Pueden tener diferentes causas y manifestaciones.

Los signos clínicos más habituales de la dermatitis son el eritema o enrojecimiento y la descamación. En ocasiones es posible observar vesículas, ampollas, exudación y costras. Los síntomas son el picor (prurito) o el escozor. Cuando la inflamación se recupera, suele dejar áreas hipopigmentadas (con menor pigmentación).

Las principales formas de dermatitis se suelen reconocer con facilidad por su distribución en la superficie cutánea. Los factores que las producen pueden ser exógenos (dermatitis de contacto) o bien endógenos, donde juega un papel primordial la carga genética del individuo, entre otras alteraciones. Como ejemplos de las dermatitis endógenas tenemos la Dermatitis Atópica, Dermatitis Seborreica, Dermatitis perioral, entre otras.



INFORMACIÓN DE INTERÉS

No olvides cuidarte

Blog sobre importancia de cuidarse uno mismo

Wikiderma: Dermatitis de contacto

Es una forma de eccema producida por el contacto de un agente externo con la piel, produciendo una inflamación de la misma.

Dermatitis Atópica

La dermatitis atopica es una enfermedad caracterizada por predisposición a eccemas, alergias o asma