Psoriasis

Psoriasis



  • Síntomas

    La extensión y la gravedad de la psoriasis son muy variables. Hay personas en las que la psoriasis es tan leve que nunca se percatan de que la padecen; por otro lado existen pacientes en los que la psoriasis es muy severa y responden lentamente a los tratamientos. 

    La presentación clínica más común es en forma de lesiones rojizas con descamación adherente blanquecina, asintomáticas o con discreto picor, localizándose preferentemente en codos, rodillas, nalgas y cuero cabelludo (forma clínica llamada psoriasis en placas). La afectación de los pliegues o de las mucosas es menos frecuente.

    Existen formas de buen pronóstico como la psoriasis en gotas, que típicamente aparece en forma de lesiones más pequeñas, en tronco, múltiples, afectando a adolescentes o niños, tras haber pasado una faringitis. Esta forma de psoriasis tiende a la remisión y no a hacerse una forma crónica.

    También existen formas más severas, como la eritrodermia psoriásica (enrojecimiento de toda la superficie corporal) y la pustulosis generalizada (aparición de granos blancos -pústulas- por toda la piel). Otra presentación clínica de la psoriasis puede ser la pustulosis palmo-plantar (aparición de estos granos blancos sólo en palmas y plantas).

  • Diagnóstico

    El diagnóstico se realiza clínicamente (mediante la inspección de la piel), pudiendo realizarse biopsia cutánea que confirmaría el diagnóstico en caso de duda. Los análisis de sangre no son útiles en el diagnóstico de esta enfermedad, tan solo se realizan en casos severos previo al inicio de ciertos tratamientos.

  • Tratamientos médicos

    El tratamiento en psoriasis consiste en evitar causas desencadenantes por una parte y por otra parte en aplicar una serie de fármacos según la gravedad. Existen numerosos factores que pueden desencadenar o agravar el psoriasis, que conviene evitar como son:

      • Los traumatismos en la piel, como por ejemplo el rascado repetido de la misma, heridas, quemaduras, abrasiones etc.
      • Procesos infecciosos como amigdalitis, catarros etc.
      • Ciertos medicamentos entre los que se incluyen el litio, la cloroquina y los beta-bloqueantes.

    Por último, el estrés también puede ser un factor agravante en muchos enfermos. Además se sabe que el tabaco empeora la respuesta a los tratamientos y también existe una asociación entre  la psoriasis y el síndrome metabólico (tensión alta, elevación de colesterol y triglicéridos, glucosa alta,  perímetro abdominal engrosado).

    La psoriasis es una enfermedad crónica que no tiene una curación definitiva. Sin embargo, en la mayoría de los casos con un tratamiento adecuado se logran remisiones de la enfermedad. Algunos estudios sobre la evolución natural del psoriasis han concluido que en un 40% de los pacientes la enfermedad desaparece espontáneamente al cabo de varios años.

    El tratamiento debe individualizarse en cada paciente, teniendo en cuenta su estado de salud, edad y la duración y severidad de su proceso. Aún en casos leves (placas escasas y pequeñas), si la afectación psicológica existe o está condicionando al paciente estaría indicado el tratamiento.

    Tratamientos Tópicos

    Son principios activos formulados en cremas, emulsiones, lociones o espumas, que se aplican directamente sobre la piel

    Fototerapia

    Tratamiento indicado para las lesiones de psoriasis, con luz ultravioleta de manera controlada de radiación PUVA o UVB

    Láser Excímeros

    Permite tratar pacientes con pocas lesiones sin necesidad de irradiar todo el cuerpo o grandes áreas

    Láser Vascular

    Consiste en la irradiación de las lesiones de psoriasis con una fuente de luz láser que emite exactamente a 595nm

    Fármacos Sistémicos

    Están indicados en formas de psoriasis severas, extensas o que no han respondido a los anteriores tratamientos


 
CONSULTA CON EL EXPERTO
ARTÍCULOS RELACIONADOS