Peeling Químico

Peeling Químico


El peeling químico consiste en la aplicación de una o varias capas de productos químicos (generalmente alfa y betahidroxiácidos) que van a conseguir exfoliar las capas más superficiales de la piel y el efecto más deseado que es estimular la “reparación” de la misma. Esta regeneración se extiende a capas más profundas aumentando la síntesis de colágeno en la dermis.

La piel tras el peeling se observa más lisa, más firme y las arrugas superficiales se atenúan.


  • Indicaciones

    Está indicado en cualquier tipo de piel para mejorar la apariencia de la misma puesto que va a mostrar mayor luminosidad, superficie más uniforme y con menos arrugas y manchas. Como disponemos de gran variedad de productos es apto para cualquier tipo de piel, incluso las más sensibles, ya que siempre son realizados por médicos especializados que elegirán el producto adecuado en cada caso.

  • Técnica

    La técnica comienza con una limpieza y desengrasado minucioso de la piel. Esto es importante para asegurarnos una penetración homogénea del producto. A continuación se aplica una o varias capas de los productos químicos. Del número de capas y del tiempo de exposición dependerá la profundidad del peeling. A contracción se neutraliza el producto o bien se sella con alguna crema específica. La técnica no suele resultar molesta si bien es normal experimentar una leve sensación de escozor de minutos de duración. Aunque con una sesión ya es posible apreciar la mejoría en la piel se recomienda realizar varias sesiones a intervalos de 3-4 semanas puesto que el efecto es acumulativo y así se optimizan sus resultados.

  • Resultados

    Los resultados se traducen en una piel más lisa, de tonalidad más homogénea y con menos imperfecciones (arrugas, poros y cicatrices).


 
CONSULTA CON EL EXPERTO
ARTÍCULOS RELACIONADOS