Aftosis Oral

La estomatitis aftosa recurrente o aftosis oral es el término médico para las llamadas “llagas de la boca”, esta es la enfermedad más frecuente de la boca y afecta a un 60% de la población en algún momento de su vida, aunque a partir de los 40 años se reduce progresivamente su frecuencia.

Esta enfermedad se caracteriza por la aparición de una o varias úlceras pequeñas en la boca muy dolorosas que curan en varios días. Sin embargo, algunas personas pueden presentar numerosos brotes de éstas lesiones que suelen producir molestias al comer, beber o hablar. Generalmente suelen resolverse en un plazo inferior a 10 días sin dejar ninguna cicatriz. Aunque la mayoría de los pacientes son personas con buena salud, en ocasiones la estomatitis aftosa recurrente puede ser la manifestación en la boca de una enfermedad interna, como una falta de hierro o ácido fólico, una anemia o alguna enfermedad del intestino. A veces los brotes de la estomatitis aftosa están en relación con el estrés emocional, con traumatismos locales como morderse la lengua o con alguna infección por un virus o una bacteria.

El diagnóstico es clínico. No obstante, ante una lesión ulcerada en la boca que no cura espontáneamente en menos de 30 días se debe realizar una biopsia para su estudio anatomopatológico, y de este modo descartar alteraciones más graves como el liquen erosivo de mucosas o el carcinoma epidermoide. También es útil la realización de estudios analíticos en sangre para descartar enfermedades asociadas (p.e. anemia por falta de hierro o ácido fólico).

Desgraciadamente esta enfermedad no tiene cura en el momento actual, sin embargo, existen múltiples tratamientos que se deben emplear en cada enfermo en particular hasta encontrar el que produzca un alivio importante de los síntomas, acorte la duración de las lesiones y disminuya la frecuencia de los episodios de esta enfermedad. La aplicación tópica de ácido retinoico y/o corticoides suele ser el tratamiento más empleado. El ácido hialurónico en su forma de sal sódica puede también acelerar la curación de las aftas.

Los siguientes consejos serán útiles para mejorar el problema:

  • No tome naranjas, limones, tomates ni comidas picantes ni con condimentos como mostaza, ketchup etc.
  • No debe tomar comidas que pueden irritar la mucosa de la boca como galletas, pan seco etc. Así mismo debe evitar el té, el café y las comidas muy calientes.
  • Puesto que los traumatismos en la boca pueden empeorar su problema limpie sus dientes con cuidado, es conveniente que utilice un cepillo blando.
  •  Puesto que el estrés empeora este problema trate en lo posible de disminuir la tensión emocional.