Chancro Sifilítico

Se trata del primer estadio de la sífilis. Esta enfermedad de transmisión sexual se caracteriza por diversos estadios clínicos. La sífilis primaria se define por la presencia de una lesión solitaria e indolora, el chancro, localizada en el sitio de inoculación unas tres semanas más tarde de la exposición (de 9 a 90 días).

Se trata de una úlcera solitaria e indolora. En el hombre aparece habitualmente en el pene, y en la mujer en labios mayores, aunque un 5% de todos los chancros tienen una localización extragenital. El chancro típico es una lesión solitaria, de forma redondeada u oval, de alrededor de un centímetro de diámetro, erosiva, de color rojo intenso, indurada y de consistencia cartilaginosa.

El chancro sifilítico siempre va acompañado de una adenopatía, que se localiza en el grupo ganglionar donde desembocan los linfáticos de la zona. De este modo se pueden palpar varios ganglios duros, indoloros, no adheridos a planos profundos, siendo uno de ellos de mayor tamaño. El chancro cura espontáneamente entre la cuarta y la sexta semana desde su aparición, pero en el 15% de los pacientes persiste cuando comienza la clínica del periodo secundario.

La sospecha diagnóstica es clínica. A veces es difícil hacer el diagnóstico cuando la lesión no es indurada y presenta bordes irregulares. En varones homosexuales pueden aparecer chancros anorrectales, que en ocasiones tienen una presentación similar a una fisura anal, con dolor y hemorragia tras la defecación, la diferencia con esta última es la presencia de inflamación y adenopatías inguinales; también pueden localizar en boca e incluso en labios.

Se confirma por el hallazgo de T. pallidum  o su ADN en las lesiones por métodos directos (“microscopio de campo oscuro”, “inmunofluorescencia directa”, “reacción  en cadena de la polimerasa”) o métodos indirectos (“anticuerpos”).

La penicilina G es el tratamiento de elección para la sífilis primaria y secundaria. En concreto, se emplean 2,4 millones de unidades, intramusculares, en dosis única.