Efélides

También llamadas “pecas”, las efélides son manchitas pardas, comunes y benignas, que ocurren en la piel expuesta al sol de personas de raza blanca.

Las efélides suelen comenzar en la niñez, suelen afectar a cara, brazos y parte superior del tronco, y es típico que aumenten en número e intensidad de color en respuesta a la exposición solar. Es por ello que suelen ser más evidentes en verano y muchas veces se desvanecen por completo en invierno.

Las lesiones típicas son pequeñas manchas puntiformes bien definidas, de 1-2 mm y color uniforme que varía desde el rojo o bronce hasta el pardo claro. El número varía desde unas cuantas lesiones en la nariz y mejillas hasta varios cientos en las zonas de la piel expuestas al sol.

El diagnóstico es clínico. Son lesiones muy frecuentes y benignas que no suelen requerir mayores estudios.

Las efélides no requieren tratamiento y suelen desaparecer en los meses de invierno. En casos con gran afectación estética, puede ser útiles los láser de pigmento.