Enfermedad de Bowen

La enfermedad de Bowen es un tipo de lesión precancerosa de la piel que afecta a sus capas superficiales. La mayoría de los casos se debe a la exposición crónica al sol (a lo largo de muchos años), por lo que suele aparecer en forma de una sola lesión en la cara, el dorso de las manos y en las mujeres (al llevar falda que no protege del sol) también en las piernas. La enfermedad de Bowen es frecuente en personas adultas y que tienen la piel clara.

La enfermedad de Bowen se caracteriza por una mancha de color rojo o parduzco que tiene escamas y cuyo tamaño puede variar entre unos pocos milímetros y varios centímetros. Esta lesión crece muy lentamente y de forma superficial durante años, lo que hace que la mayoría de las personas no la asocien con una enfermedad maligna, sin embargo, si no se trata puede llegar a afectar las capas profundas y desarrollar un cáncer de piel (esto se suele manifestar por una pequeña úlcera o erosión en la superficie y porque al tocarla parece que se ha endurecido).

La lesión se confunde en ocasiones con eczemas, infecciones por hongos, psoriasis u otras enfermedades de la piel. Debido a la semejanza de esta lesión con otras lesiones de la piel en ocasiones hay que hacer una biopsia para confirmar el diagnóstico.