Envejecimiento facial

Con el paso del tiempo, la piel de la cara va presentando paulatinamente arrugas e imperfecciones que desvitalizan nuestro aspecto facial.


Los hallazgos propios del envejecimiento facial comprenden arrugas, manchas y flacidez.

El diagnóstico se realiza clínicamente; es aconsejable el estudio minucioso en busca de posibles tumores cutáneos que aparezcan en el seno de una piel envejecida.

Las siguientes alternativas terapéuticas han demostrado científicamente eficacia frente al envejecimiento facial:


  • Fototermolisis Fraccional: Constituye una innovación en remodelación cutánea, ya que con una técnica no agresiva permite eliminar el colágeno deteriorado de nuestra piel y estimular la formación de colágeno nuevo. Esta modalidad de tratamiento permite el láser actuar más profundamente sobre dermis y epidermis que el resto de los láseres, estimulando así la producción de colágeno, permitiendo que la zona no tratada colabore con una rápida regeneración del tejido tratado, pudiéndose tratar hasta las zonas más sensibles. Lo innovador de esta tecnología láser es la posibilidad de tratar puntos microscópicos de la piel con mucha potencia, dejando zonas de piel sana entre un punto y otro. Esto permite al láser actuar más profundamente (dermis reticular), estimulando así la producción de colágeno y permitiendo que la zona no tratada colabore en una rápida regeneración del tejido tratado.
  • Toxina botulínica: La inyección de toxina botulínica constituye uno de los tratamientos más eficaces para mejorar el aspecto estético de las arrugas. El efecto que la toxina produce es la relajación muscular, con la consiguiente desaparición de las arrugas en la piel. Es una técnica muy segura y cómoda para el paciente. Sus efectos duran unos 5-6 meses, haciendo necesario repetir el tratamiento con esta frecuencia.
  • Materiales de relleno: Se aplica ácido hialurónico en diferentes regiones faciales como los labios, los surcos nasolabiales y las arrugas peribucales. Está considerado el relleno más seguro al ser reabsorbible, es un elemento propio de la piel que se elimina de forma natural. La inyección de relleno mejora la pérdida de volumen en el tejido graso y el deterioro de las fibras de colágeno y elastina de una forma rápida y segura. Al ser reabsorbible, se elimina de forma natural y su efecto dura entre seis y ocho meses. Al no ser permanente, evita la sensación artificial cuando la fisonomía va cambiando.
  • Rejuvenecimiento fotodinámico: La reacción fotodinámica tiene un potente efecto antienvejecimiento sobre la piel, estimula la producción de colágeno, protege las células de los daños oxidativos externos y disminuye manchas, venas dilatadas y arrugas. Por tanto, un tratamiento conterapia fotodinámica es eficaz para el tratamiento tanto de las precancerosis cutáneas como las queratosis actínicas, así como para rejuvenecer una piel dañada por el sol.
  • Peelings químicos: aplicación de diferentes productos químicos sobre la superficie de la piel, mediante los cuales conseguimos la eliminación de las células cutáneas superficiales, estimulando la producción de células y colágeno nuevo, provocando por tanto la eliminación de defectos superficiales de la piel, como cicatrices, arrugas, manchas, etc. En función del peeling elegido se consigue renovar la piel hasta un determinado nivel.