Erupción Polimorfa Lumínica

Es un proceso inflamatorio que aparece en la piel expuesta a la luz solar, especialmente en la cara, el cuello, la región esternal, los brazos y el dorso de las manos; se presenta en las primeras exposiciones solares (primavera). Es un tipo de fotodermatosis que se considera debida a una hipersensibilidad retardada a un alérgeno todavía indeterminado, producido o liberado en la piel por acción de la luz ultravioleta.

Aunque hay varias formas de erupción solar polimorfa, suele manifestarse como pápulas edematosas que pueden confluir formando placas y, a veces, papulovesículas. Habitualmente las lesiones duran varios días, antes de desaparecer sin dejar cicatriz ni pigmentación. El trastorno sí puede durar tanto tiempo como esté la piel expuesta a la luz solar.

Se estable con pruebas lumínicas. Cuando la piel del paciente se expone a determinadas longitudes de onda de luz ultravioleta responde con lesiones características de erupción polar polimorfa.

Si tenemos dudas la anatomía patológica también puede apoyar el diagnóstico y descartar otras patologías que se exacerban con la luz solar (p.e. lupas).

Como profilaxis, el paciente debe evitar la exposición al sol o en todo caso, hacerlo de modo muy paulatino y empleando fotoprotectores solares de índice elevado. De forma tópica pueden usarse los corticoides y, de forma sistémica, los betacarotenos y la hidroxicloroquina.