Estrías

Las estrías son el resultado de la ruptura de las fibras elásticas de la piel. Cuando la piel se estira las fibras con menos elasticidad se rompen creando marcas a las que llamamos estrías. Al principio las estrías son de color rosado, luego rojizo y finalmente blanquecino. Las estrías básicamente son el reflejo de la separación de la piel.

La piel al estirarse no duele, algunas veces puede producir una sensación de ardor ligero o pulsación. Las estrías son más comunes en el abdomen, pero también aparecen en los muslos, las nalgas, las caderas, el busto y los brazos.

Las causas de las estrías son variadas. La piel se estira para acomodar el aumento en el volumen del cuerpo. La piel es muy elástica y puede tolerar el estiramiento aunque este sea muy grande y en un periodo corto de tiempo. Pero la piel tiene un límite, cuando este límite se alcanza las capas profundas de la piel se rompen. Las causas más comunes de aparición de estrías son:

  • Cambios bruscos de peso: si ganamos peso rápidamente la piel se ve forzada a acomodarlo. Por esta razón las estrías son muy comunes durante el embarazo.
  • Cambios hormonales.
  • Herencia.
  • Desarrollo rápido de músculos.

Las lesiones consisten en líneas blanquecinas o rosadas que aparecen en diferentes localizaciones, siendo frecuentes en los muslos, las nalgas, las caderas, el busto y los brazos.