Exantema Fijo Medicamentoso Lumínica

El Exantema Fijo Medicamentoso Lumínica es una reacción adversa frente a un fármaco tomado por vía oral, caracterizada por la formación de una placa, ampolla o erosión solitaria, en ocasiones múltiple; si el paciente vuelve a tomar el fármaco causante, la lesión aparece de manera repetida exactamente en la misma localización cutánea unas horas después de la ingestión.

La lesión inicial característica es una mácula bien delimitada, con forma redondeada u oval, que aparece unas horas después de la ingestión del medicamento causante. Inicialmente, eritema que adquiere un color rojizo o violáceo. Habitualmente son asintomáticas, pero pueden ser pruriginosas o dar lugar a sensación de quemazón. En unas pocas horas, la lesión se hace edematosa y forma una placa, que puede evolucionar hacia ampolla y después a erosión.

Tras la curación queda hiperpigmentación postinflamatoria, con un tono marrón oscuro o violeta. Lo más frecuente es que las lesiones sean solitarias, pero pueden ser múltiples, con distribución aleatoria. El tamaño oscila entre unos milímetros y hasta 10-20 cm de diámetro. Las lesiones erosionadas, especialmente las localizadas en las mucosas genital o bucal, son muy dolorosas.

Se realiza por la clínica. La readministración del fármaco confirma el diagnóstico, pero se debe evitar. La biopsia y las pruebas de contacto con los fármacos posiblemente causantes pueden ayudar en casos dudosos.

Lo fundamental es identificar y retirar el fármaco causante. Las lesiones no erosionadas se pueden tratar con un corticoide tópico potente o intralesional. Se debe evitar la infección de las lesiones erosionadas mediante antibiótico tópico. La hiperpigmentación postinflamatoria en la zona afectada puede persistir durante meses o años, con poca respuesta al tratamiento con despigmentantes.