Paniculitis

Grupo de enfermedades caracterizadas por la inflamación de la grasa (también llamada panículo adiposo). La paniculitis más frecuente es el eritema nodoso, que típicamente se presenta con lesiones nodulares en ambas piernas, dolorosas.

Las causas de las paniculitis son variadas: Desde causa idiopática (desconocida), hasta infecciosa (es típico el eritema nodoso después de una faringitis estreptocócica; también existe una forma de paniculitis llamada vasculitis nodular que se relaciona con la tuberculosis), farmacológica (típicamente aparece en mujeres en tratamiento con anticonceptivos orales) o incluso enfermedades sistémicas (enfermedad de Crohn, sarcoidosis…).

Las lesiones consisten en nódulos, es decir, lesiones profundas que se palpan mejor de lo que se ven, dolorosos, generalmente localizados de manera bilateral en las piernas. Semejan el aspecto que aparece tras golpearse las piernas, se dice que tienen aspecto “contusiforme”.

Junto con la aparición más o menos brusca de las lesiones nodulares dolorosas, puede aparecer también febrícula, dolor de articulaciones y sensación de cansancio.

El diagnóstico se sospecha clínicamente, pero para filiar el tipo exacto de paniculitis debería realizarse una biopsia cutánea. Posteriormente se puede realizar un estudio de posibles enfermedades asociadas, incluyendo una analítica completa, prueba de la tuberculina y radiografía de tórax.

Si existe una causa identificable, debemos actuar sobre ella (tratar una posible infección faríngea, retirar anticonceptivos orales…).

Una de las medidas más importante en el tratamiento de las paniculitis es el reposo de las extremidades, que puede requerir incluso la baja laboral durante 2-3 semanas.

El manejo del dolor puede hacerse con antiinflamatorios no esteroideos. En caso de haberse descartado una causa infecciosa pueden utilizarse asimismo los corticoides orales. En pacientes seleccionados puede ser de utilidad el yoduro potásico.