Queilitis Actínica

Es una condición precancerosa de los labios, habitualmente secundaria a la exposición solar acumulada a lo largo de los años. Suele afectar a pacientes mayores, que han estado expuestos a fotoexposición crónica a lo largo de su vida.

La queilitis actínica del labio es el término paralelo a la queratosis actínica de la piel.

El tabaco se considera otro factor de riesgo para desarrollar queilitis actínica.

Las lesiones consisten en descamación y formación de costra a nivel local junto con el borramiento del borde del labio, que aparece blanquecino o grisáceo. Suele afectar al labio inferior.

El diagnóstico se sospecha clínicamente pero suele requerir la confirmación histológica mediante la realización de una biopsia cutánea.

Ante la duda de que la queilitis actínica se haya transformado ya en un carcinoma epidermoide, será obligada la realización de la biopsia cutánea, porque la actitud terapéutica cambiará (en caso de carcinoma epidermoide el tratamiento será quirúrgico).

Al ser una condición precancerosa, está indicado el tratamiento activo. Disponemos de diferentes alternativas terapéuticas:

  • Crioterapia: destrucción por congelación de las células alteradas mediante un spray de nitrógeno líquido.
  • Imiquimod tópico: inmunomodulador tópico que requiere ser aplicado varios días a la semana durante mínimo un mes. Produce una reacción inflamatoria intensa, efecto buscado para la destrucción de las células alteradas.
  • Terapia fotodinámica: moderna técnica con excelente perfil de seguridad. El mecanismo de acción de la TFD es el siguiente, tras la aplicación tópica de una sustancia fotosensibilizante, ésta es absorbida e incorporada a las células de nuestra piel, pero en mayor medida en aquéllas con un metabolismo y un recambio más rápido, como es el caso de las células tumorales. Posteriormente se expone la zona a una fuente de luz con una longitud de onda adecuada que excite la sustancia fotosensibilizante acumulada principalmente en las células tumorales. Como consecuencia se producen moléculas de oxígeno tóxicas que dañan las membranas y otros componentes celulares, causando la destrucción selectiva de las células neoplásicas con preservación de las células sanas vecinas.
  • Cirugía: en casos de atipia severa o focos de carcinoma epidermoide.