Tiñas

Las tiñas también denominada dermatofitosis son infecciones de la piel y estructuras queratinizadas (pelo y uñas) por hongos dermatofitos. Nunca afectan a las mucosas. Se clasifican en:

  • No inflamatorias: generalmente producida por hongos cuyo huésped habitual es el ser humano, por lo que ocasionan una reacción inflamatoria poco intensa.
  • Inflamatorias: producidas por hongos con reservorio habitual en animales o tierra, por lo que ocasionan una reacción inflamatoria intensa y son causa de alopecia cicatricial.

Existen distintos cuadros de tiñas no inflamatorias entre los que destaca:

  • Tiña del cuerpo: cursa con lesiones circulares en tronco, con borde sobreelevado con curación central y descamación. Puede haber prurito o ser asintomáticas. Sin tratamiento tienden al crecimiento progresivo.
  • Tiña del cuero cabelludo: cursa con lesiones circulares con descamación en superficie y pelos rotos.
  • Tiña de los pies: descamación blanquecina en pliegues interdigitales, favorecida por la humedad y maceración
  • Tiña inguinal: lesiones eritematosas con escamas en superficie en pliegues inguinales.
  • Onicomicosis: afectación ungueal por dermatofitos. Clínicamente observamos lesiones amarillentas en una o varias uñas, junto con engrosamiento de la lámina ungueal. La uña más frecuentemente afectada es la uña del primer dedo del pie.
  • Tiñas inflamatorias: Son cuadros como el Querión de Celso, Favus, Granuloma tricofítico de Majocchi y sicosis de la barba que cursan como cuadros muy inflamatorios con dolor, supuración y afectación profunda con destrucción de folículos pilosos y causando alopecia cicatricial.

Se basa en la clínica y en la realización de cultivos microbiológicos para determinar la especie. En general la luz de Wood es negativa.

Se realiza con antifúngicos (griseofulvina, terbinafina o imidazólicos). Se prefiere el tratamiento sistémico cuando las lesiones son muy extensas, cuando hay afectación ungueal o del cuero cabelludo o en el caso de las tiñas inflamatorias.