Varículas o Venitas en las Piernas

Es la aparición de pequeñas dilataciones vasculares, de color rojo o azul, habitualmente en las piernas, signo de insuficiencia venosa. Su aspecto puede llegar a ser muy antiestético.

Las lesiones consisten en vasos dilatados de coloración violácea o rojiza, de localización preferente en las piernas. Pueden ir acompañadas de otros signos de insuficiencia venosa crónica, como la pigmentación ocre.

El diagnóstico se realiza clínicamente. Puede ser necesaria la valoración por un cirujano vascular para evaluar el grado de insuficiencia venosa.

Para mejorar el retorno venoso, se recomienda mantener un peso razonable, hacer ejercicio físico, evitar el estreñimiento, tener adecuados cuidados posturales y utilizar medias de compresión graduada, que previenen las varices del embarazo y la insuficiencia venosa crónica.

El láser elimina de modo específico, y no quirúrgico, las venas sin dañar la piel sana. Para su total resolución suelen ser necesarias entre cuatro y seis sesiones. Antes de comenzar el tratamiento se puede aplicar una crema anestésica para evitar alguna molestia. Después, se ajusta el láser al vaso sanguíneo. Existen distintos tipos de láser para eliminar varículas: Nd-Yag -Lyra, Gentleyag y Colorante Pulsado. Dependiendo del tipo de piel y de la vena que debemos eliminar, en grupo de dermatología, se utiliza uno u otro láser.

Se eliminan las venas existentes pero no previene la aparición de nuevas. Después del tratamiento, los vasos sanguíneos estarán ligeramente enrojecidos durante dos semanas. Durante ese periodo, hay que evitar la exposición solar.