El paso del tiempo no solo nos pasa factura en forma de arrugas, flacidez o manchas en la piel. Conscientes de que el envejecimiento afecta de manera mucho más amplia a los tejidos y estructuras del organismo y de que no se trata únicamente de una cuestión estética, en Grupo Pedro Jaén intentamos llevar a cabo un abordaje 360º de este proceso natural atendiendo, además, a la funcionalidad y calidad de vida de los pacientes.

En esta línea, en nuestra Unidad de Endocrinología y Nutrición se ha diseñado un programa asistencial llamado Whole Body Program desarrollado para abordar cada caso de manera holística en el que se presta especial atención a uno de los factores más determinantes en el proceso de envejecimiento saludable: la sarcopenia.

Qué es la sarcopenia

La sarcopenia es la pérdida de masa muscular que se va produciendo de manera progresiva a medida que envejecemos. Este fenómeno, que empieza a evidenciarse en torno a los 30 años, se acelera a partir de los 50, ocasionando un deterioro físico que se traduce en una pérdida progresiva de la fuerza y la resistencia física. Además, la sarcopenia afecta a la cantidad y calidad de las fibras musculares, un factor que también repercute en el equilibrio y la recuperación tras una lesión. En definitiva, la sarcopenia afecta al estado de salud general y tiene un impacto muy negativo en la calidad de vida, ya que se relaciona con problemas de movilidad, un mayor riesgo de caídas y fracturas.

Aunque se trata de un proceso natural asociado al envejecimiento y hay algunas patologías crónicas que pueden asociarse a la sarcopenia, existen diversos factores que pueden acelerar o agravar esta condición sobre los que sí podemos actuar, como es el sedentarismo y la alimentación.

Causas y factores de riesgo de la sarcopenia

La sarcopenia es una condición compleja impulsada por diferentes factores, entre los que destacan los cambios biológicos inherentes al proceso de envejecimiento. A medida que envejecemos, nuestro cuerpo experimenta una disminución en la eficiencia de síntesis de proteínas, un mecanismo esencial para mantener y generar el tejido muscular.

Este proceso se ve agravado por un desequilibrio hormonal, especialmente en hormonas clave como la testosterona, los estrógenos y la hormona del crecimiento, que desempeñan un papel fundamental en la salud muscular. Además, la capacidad de regenerar y reparar el tejido muscular después de las lesiones o el desgaste diario se ve reducida a medida que vamos cumpliendo años.

Por otro lado, la inactividad física es también una las causas más importantes a la hora de explicar la pérdida de masa muscular. Los músculos y, en general todo el sistema locomotor, requieren un uso y desafío constante para mantener su fuerza y volumen. Sin el estímulo del ejercicio regular, los músculos se atrofian, los tejidos pierden elasticidad y toda la maquinaria se resiente.

Igual que sucede en otros ámbitos de la salud, una alimentación deficiente también tiene un notable impacto sobre la sarcopenia. En este sentido, es especialmente significativa la carencia de proteínas. Estos nutrientes son esenciales para fortalecer la musculatura, crear fibras nuevas y favorecer la recuperación de las que se resienten después del ejercicio o de las lesiones. Asimismo, el déficit de vitaminas y minerales, como la vitamina D y el magnesio, puede perjudicar significativamente el estado muscular.

Las enfermedades crónicas, los trastornos inflamatorios y ciertos tratamientos farmacológicos pueden contribuir a la sarcopenia indirectamente. Condiciones como la insuficiencia cardiaca, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el cáncer, así como medicamentos que afectan el metabolismo muscular o disminuyen el apetito, son factores que pueden agravar la sarcopenia.

Finalmente, cabe señalar que el estilo de vida y los factores ambientales, incluyendo hábitos como el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, también desempeñan un papel reseñable en la evolución de la sarcopenia, ya que pueden deteriorar la salud muscular directa e indirectamente.

Síntomas y diagnóstico de la sarcopenia.

Síntomas y diagnóstico de la sarcopenia

La sarcopenia puede manifestarse a través de varios síntomas sutiles pero significativos, que en muchos casos pueden confundirse con los de un envejecimiento normal. El primer indicio es generalmente una disminución notable en la fuerza muscular. Esto puede hacer que tareas cotidianas, como levantar objetos, subir escaleras o incluso levantarse de una silla, se vuelvan más difíciles. La pérdida de masa muscular también se acompaña de una reducción de la resistencia, lo que significa que las personas afectadas pueden sentirse más fatigadas durante actividades físicas que antes realizaban sin problema.

Otro síntoma clave es la disminución de la movilidad. Las personas con sarcopenia a menudo experimentan una disminución en su velocidad al caminar y una menor capacidad para mantener el equilibrio, lo que incrementa el riesgo de caídas y lesiones derivadas de los traumatismos resultantes.

No obstante, el diagnóstico de la sarcopenia no se limita únicamente a la observación de los síntomas que se han señalado. Para ello, se requiere una evaluación clínica que a menudo incluye varias pruebas y mediciones, entre las que figuran pruebas de fuerza de agarre para evaluar rápidamente la fuerza muscular en general y la ecografía, una prueba de imagen que da una información más detallada.

Esta prueba de imagen, muy utilizada en nuestra Unidad de Endocrinología y Nutrición, resulta muy interesante en el estudio morfológico y estructural de la masa muscular y de la masa grasa. Además, permite apreciar con más fiabilidad la calidad de los tejidos y el diagnóstico real del paciente, ya que gracias a ella podemos evaluar parámetros como la proporción de grasa abdominal, un factor que multiplica entre tres y cinco veces el riesgo de diabetes, infarto e ictus.

En función de las características de cada paciente, se pueden añadir una evaluación de la función física mediante pruebas de velocidad al caminar, equilibrio y capacidad para levantarse de una posición sentada. Estas pruebas ayudan a determinar cómo la sarcopenia está afectando la capacidad del individuo para realizar las actividades diarias.

El reconocimiento temprano de los síntomas y un diagnóstico preciso son fundamentales para gestionar la sarcopenia de manera efectiva. Una detección temprana permite la implementación de estrategias de intervención que pueden ralentizar la progresión de la pérdida de masa muscular y mejorar significativamente la calidad de vida.

¿Cómo afecta la sarcopenia a la calidad de vida?

La sarcopenia tiene un profundo impacto en la calidad de vida de quienes la padecen tanto desde un punto de vista físico como psicológico.

Físicamente, la disminución de la fuerza y la masa muscular afecta la capacidad para realizar actividades diarias. Tareas que antes eran sencillas, como cargar bolsas de la compra, subir escaleras o caminar distancias largas, pueden convertirse en complicados desafíos. Esta reducción en la independencia y la autonomía puede llevar a una mayor dependencia de otros para las actividades cotidianas.

El riesgo de caídas y lesiones aumenta notablemente debido a la debilidad muscular y la pérdida de equilibrio asociadas a la sarcopenia. Las caídas no solo representan un riesgo físico importante, especialmente en los adultos mayores, sino que también pueden provocar un miedo persistente a caer, limitando aún más la actividad física y la movilidad.

Desde un punto de vista psicológico, el enfrentarse a limitaciones físicas y a una dependencia creciente puede tener un impacto negativo en la salud mental. No es raro que las personas con sarcopenia experimenten sentimientos de frustración, baja autoestima y, en algunos casos, depresión. La pérdida de la capacidad para participar en actividades que antes disfrutaban puede llevar a un sentido de aislamiento y disminución de la participación social.

Socialmente, la sarcopenia puede limitar la interacción con amigos y familiares, reduciendo las oportunidades de ocio y actividad social. Esto puede agravar el sentimiento de aislamiento y afectar negativamente las relaciones personales.

Comprender estos impactos es fundamental para abordar la condición de manera integral, reconociendo que el tratamiento y la prevención deben enfocarse no solo en los aspectos físicos, sino también en apoyar la salud mental y emocional de la persona.

Prevención de la sarcopenia.

Estrategias de prevención de la sarcopenia

La prevención de la sarcopenia es clave para mantener una buena calidad de vida a medida que envejecemos. No hay que olvidar que es más difícil recuperar la masa muscular una vez se ha perdido, que mantenerla. por ello las estrategias de prevención se centran en mantener los músculos activos y saludables, abarcando varios aspectos que van desde el ejercicio físico hasta la nutrición.

Ejercicio físico regular

El ejercicio es la medida más eficaz en la prevención de la sarcopenia. Las actividades que combinan el entrenamiento de resistencia (levantar pesas, entrenar con bandas elásticas con diferente nivel de resistencia o hacer ejercicios con el peso del propio cuerpo) con ejercicios aeróbicos (caminar, nadar, bailar, montar en bicicleta…) son particularmente beneficiosas. El entrenamiento de resistencia ayuda a construir y mantener la masa muscular, mientras que los ejercicios aeróbicos mejoran la salud cardiovascular y la propia resistencia. Es importante adaptar el plan de ejercicio a la capacidad física y preferencias individuales, manteniendo una rutina regular y realista.

Nutrición saludable

Una dieta equilibrada que incluya suficientes proteínas de calidad es fundamental para la prevención de la sarcopenia. Las proteínas son los bloques de construcción de los músculos y una ingesta adecuada es clave para el mantenimiento de la masa muscular. Además de las proteínas, una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros y grasas saludables aporta los nutrientes necesarios para la salud general y el bienestar muscular. También es importante asegurarse de que se consuman suficientes calorías para evitar la pérdida de peso no deseada, lo cual puede contribuir a la pérdida de masa muscular.

Mantener un peso adecuado

El sobrepeso y la obesidad son perjudiciales para la salud en general; también para el estado del sistema locomotor y el estado de la masa muscular y la fuerza. En este sentido, cabe destacar que el otro extremo, es decir, un peso demasiado bajo también puede ser peligroso para la masa muscular, además de indicativo de algún trastorno o carencia nutricional. Por este motivo, de lo que se trata es de mantener un peso adecuado; ni más ni menos.

Estilo de vida activo

Cuando hablamos de estilo de vida activo, no nos referimos a un plan deportivo exigente o a un entrenamiento físico muy intenso, sino a incorporar la actividad física a la vida cotidiana caminando más, usando las escaleras en lugar del ascensor, hacer tareas domésticas, pasear, levantarse del lugar de trabajo y estirar las piernas… En definitiva, de lo que se trata es de evitar largos períodos de inactividad y hacer pausas activas durante el día

Estas estrategias no solo ayudan a prevenir la pérdida de masa muscular, sino que también contribuyen a una mejor salud general y bienestar a medida que envejecemos.

Tratamiento de la sarcopenia.

Tratamiento de la sarcopenia y últimos avances

Aunque la prevención es clave en el manejo de la sarcopenia, existen estrategias de tratamiento efectivas para aquellos que ya están experimentando sus efectos. Estas estrategias se centran en la recuperación y mantenimiento de la masa muscular y la función, mejorando así la calidad de vida.

Ejercicio y rehabilitación física

La piedra angular del tratamiento de la sarcopenia es el ejercicio físico, especialmente el entrenamiento de resistencia. Este tipo de ejercicio es crucial para aumentar la masa y la fuerza muscular. Los programas de entrenamiento deben ser personalizados según la capacidad y las necesidades de cada individuo y pueden incluir ejercicios con pesas, máquinas de resistencia, bandas elásticas o ejercicios como sentadillas y flexiones. Además, los ejercicios de equilibrio y flexibilidad también son importantes para mejorar la movilidad y reducir el riesgo de caídas.

Nutrición y suplementos

La intervención nutricional es otro pilar fundamental en el tratamiento de la sarcopenia. Esto incluye asegurar una ingesta adecuada de proteínas, junto con un equilibrio de carbohidratos, grasas y nutrientes esenciales. En algunos casos, los especialistas pueden estimar oportuno prescribir suplementos nutricionales, especialmente si hay deficiencias dietéticas. En cualquier caso, es importante no empezar a tomarlos sin el asesoramiento de un experto para evitar posibles efectos secundarios o reacciones no deseadas.

Tratamientos farmacológicos

En cuanto a los avances farmacológicos, se están investigando varios medicamentos para tratar la sarcopenia. Estos incluyen agentes anabólicos, como ciertos tipos de hormonas, y medicamentos que afectan el metabolismo muscular. Sin embargo, es importante aclarar que muchos de estos tratamientos están aún en etapas de investigación y no se han establecido como terapias estándar. Igual que en el caso de los suplementos, es fundamental no automedicarse y consultar con un especialista antes de tomar cualquier fármaco para mejorar la sarcopenia.

Últimos avances en la investigación

La investigación en el campo de la sarcopenia está avanzando rápidamente. Los científicos están explorando nuevas estrategias, como terapias genéticas y moleculares, para combatir la pérdida de masa muscular. Además, se está investigando el papel de la inflamación y el estrés oxidativo en la sarcopenia, con el objetivo de desarrollar tratamientos que aborden estas causas subyacentes.

El tratamiento de la sarcopenia implica un enfoque multidisciplinar que incluye ejercicio, nutrición, y en algunos casos, intervención farmacológica. Mantenerse actualizado sobre los últimos avances y tratamientos disponibles es fundamental para ofrecer la mejor atención posible. A medida que la investigación avanza, es probable que surjan nuevas y más efectivas estrategias de tratamiento, ofreciendo esperanza para una mejor calidad de vida para aquellos afectados por la sarcopenia.

Implementación de hábitos de vida saludable: Nuestro objetivo es implantar hábitos de vida saludable sostenibles a largo plazo. Reconocemos que cada paciente es único y por ello nuestro enfoque está personalizado para satisfacer las necesidades específicas de cada uno, fomentando un envejecimiento saludable y activo.

Conclusiones finales

La sarcopenia, una condición caracterizada por la pérdida de masa muscular, resistencia y fuerza relacionada con la edad. En una sociedad como la nuestra, representa un desafío significativo para la salud y el bienestar de los adultos y es especialmente preocupante en la tercera edad, ya que su impacto va más allá de la mera pérdida de masa muscular, afectando también la movilidad, la autonomía y la calidad de vida general.

Referencias y autoría del contenido

El contenido de esta entrada ha sido elaborado por el Departamento de Comunicación y el Equipo Médico del Grupo Pedro Jaén siguiendo nuestro compromiso editorial, mediante el que garantizamos la veracidad y actualización de la información proporcionada.

Referencias sobre la sarcopenia:

1. Breen L, Phillips SM. Interactions between exercise and nutrition to prevent muscle waste during ageing. Br J Clin Pharmacol. 2013 Mar;75(3):708-15. doi: 10.1111/j.1365-2125.2012.04456.x. PMID: 22957963; PMCID: PMC3575937.

2. McGlory C, van Vliet S, Stokes T, Mittendorfer B, Phillips SM. The impact of exercise and nutrition on the regulation of skeletal muscle mass. J Physiol. 2019 Mar;597(5):1251-1258. doi: 10.1113/JP275443. Epub 2018 Aug 1. PMID: 30010196; PMCID: PMC6395419.

3. Sánchez-Sánchez JL, He L, Morales JS, de Souto Barreto P, Jiménez-Pavón D, Carbonell-Baeza A, Casas-Herrero Á, Gallardo-Gómez D, Lucia A, Del Pozo Cruz B, Valenzuela PL. Association of physical behaviours with sarcopenia in older adults: a systematic review and meta-analysis of observational studies. Lancet Healthy Longev. 2024 Feb;5(2):e108-e119. doi: 10.1016/S2666-7568(23)00241-6. PMID: 38310891.

4. Hou Y, Xiang J, Wang B, Duan S, Song R, Zhou W, Tan S, He B. Pathogenesis and comprehensive treatment strategies of sarcopenia in elderly patients with type 2 diabetes mellitus. Front Endocrinol (Lausanne). 2024 Jan 8;14:1263650. doi: 10.3389/fendo.2023.1263650. PMID: 38260146; PMCID: PMC10801049.

5. Quach TK, Taylor MF, Currie PD, Eynon N, Ruparelia AA. Skeletal muscle ageing: lessons from teleosts. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2024 Feb 17:glae052. doi: 10.1093/gerona/glae052. Epub ahead of print. PMID: 38367020.

6. Lee SH, Nho JH, Kim HY, Lee EJ. Factors influencing health-related quality of life in older adult women with sarcopenia: analysis of the Korean National Health and Nutrition Examination Survey 2019. Korean J Women Health Nurs. 2023 Dec;29(4):328-336. doi: 10.4069/kjwhn.2023.12.14. Epub 2023 Dec 28. PMID: 38204392; PMCID: PMC10788388.