Algunos pacientes nos preguntan si se va a prohibir el retinol en la Unión Europea tras los cambios que han tenido lugar en el Reglamento Comunitario. En este artículo explicamos las limitaciones reales que se han establecido.

La Unión Europea anunció el pasado año que estaba preparando una regulación adicional acerca de la concentración de diferentes sustancias incluidas en la formulación de productos de higiene, cuidado personal y cosméticos. De esta manera, a principios de abril de 2024, la Comisión Europea introdujo el nuevo Reglamento (CE) 2024/996, que modifica el Reglamento (CE) nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre productos cosméticos. Esta noticia ha sido ampliamente cubierta por los medios de comunicación. No obstante, muchos pacientes nos siguen consultando acerca de la nueva normativa y sus efectos, especialmente en lo que respecta al retinol.

El retinol es un ingrediente esencial en dermatología

El retinol es un principio activo derivado de la Vitamina A que se lleva utilizando más de 30 años en cosmética, ya que se considera que es el activo antiedad por excelencia. En un primer momento, el retinol se empezó a usar en la composición de cremas destinadas a tratar el acné. Tras verificar sus efectos en la mejora de la textura de la piel, fue incluyéndose en la composición de cosméticos para atenuar manchas y arrugas.

Actualmente, se trata de un ingrediente clave en las rutinas de skincare gracias a su versatilidad y a sus múltiples beneficios contra los signos de envejecimiento de la piel. De hecho, los dermatólogos lo consideramos el principal transformador cutáneo.

Básicamente, el retinol promueve una exfoliación suave de la superficie cutánea y estimula la producción de nuevas células, atenuando manchas oscuras, marcas y cicatrices de acné, arrugas, líneas finas, tamaño del poro… Asimismo, reduce el tamaño del poro, unifica el tono y estimula la producción de colágeno y elastina, proteínas ligadas a la firmeza cutánea. El resultado es una piel más lisa y uniforme, con un aspecto luminoso, más firme y turgente.

Por otro lado, el retinol ayuda a regular la actividad de las glándulas sebáceas reduciendo la producción de grasa, lo que mejora notablemente la apariencia de las pieles acneicas. Finalmente, este principio activo tiene capacidad antioxidante y antiinflamatoria cuando se usa de manera habitual, lo que lo hace especialmente interesante a la hora de incluirlo en los tratamientos de distintas afecciones dermatológicas.

Retinol y ácido retinoico: cosmético vs medicamento

Para entender el sentido de la nueva regulación europea es necesario diferenciar entre retinol y ácido retinoico. Ambos compuestos pertenecen a la familia de los retinoides, moléculas derivadas de la vitamina A que juegan un papel crucial en la regulación de funciones celulares importantes dentro de la piel.

Tal y como hemos explicado, el retinol se utiliza ampliamente a diferentes concentraciones en cosméticos de venta libre por su efectividad en el tratamiento de signos de envejecimiento y mejora de la textura de la piel. Al aplicarse sobre ella, el retinol se absorbe en las células epidérmicas y se convierte gradualmente en ácido retinoico mediante enzimas específicas presentes en la piel.

Esta conversión es un proceso gradual y más lento, lo que resulta a su vez en una liberación más controlada y continua de ácido retinoico. Este efecto progresivo repercute en una mayor tolerancia del retinol y en un riesgo mucho menor de irritación en comparación con formulaciones más potentes de retinoides.

Por su parte, el ácido retinoico, conocido como tretinoína en su forma farmacéutica, no requiere de ese proceso de conversión, lo que le confiere mayor potencia y un riesgo mayor de efectos secundarios como eritema (enrojecimiento), irritación severa, escozor y descamación de la piel.

Por este motivo, el ácido retinoico (tretinoína) está catalogado como medicamento; no como cosmético. Esta circunstancia implica que es un activo sujeto a prescripción médica cuya utilización debe ser supervisada por un especialista.

La intención de la UE con la nueva regulación sobre el uso de retinol en cosméticos

Regulación sobre el uso de retinol en cosméticos en la Unión Europea

El marco legislativo que regula los productos cosméticos en la Unión Europea se basa en el Reglamento (CE) nº 1223/2009, modificado recientemente por el Reglamento (CE) 2024/996 de la Comisión Europea. El objetivo que se persigue con esta modificación es establecer limitaciones más estrictas a las concentraciones de retinol en los productos cosméticos para reducir la incidencia de los efectos secundarios que este activo puede ocasionar, sobre todo en pieles sensibles o en personas que tengan alteraciones o patologías dermatológicas preexistentes, tales como dermatitis atópica o rosácea, pieles particularmente vulnerables a reacciones adversas que pueden ir desde rojeces a descamación, pasando por sequedad e inflamación severa, así como la exacerbación de la sintomatología subyacente.

De esta forma, a partir del año que viene (las autoridades sanitarias han dado un plazo de un año para que los fabricantes puedan adaptar sus procesos de producción a la nueva normativa) los cosméticos de uso facial no podrán llevan en su composición más de un 0,3% de retinol una cifra que queda en 0,05% en los corporales.

En definitiva, limitar la concentración de retinol en los productos de venta libre obedece a un esfuerzo por proteger al consumidor general, garantizando que los productos sean más seguros para la mayoría de los usuarios sin necesidad de una evaluación dermatológica previa. Por ello, decir que se va a prohibir el retinol en la Unión Europea no es una afirmación correcta.

¿Qué sucede con las concentraciones más altas de retinol?

Los dermatólogos somos partidarios de una supervisión profesional tanto en el uso de retinoides (medicamentos) como en el de retinol (cosmético), ya que el éxito y la seguridad de las rutinas de cuidado facial dependen, en buena medida, de la personalización del tratamiento.

Gracias a esta supervisión experta es posible ajustar la concentración de retinol y la frecuencia de aplicación más adecuada para cada paciente, tomando en cuenta factores como el tipo de piel, la tolerancia a los retinoides, la existencia de condiciones dermatológicas de base o la concurrencia de factores que pueden incidir en la eficacia y seguridad de este principio activo (fototipo, tratamientos farmacológicos o rutinas cosméticas en curso…). Esto no solo ayuda a minimizar los efectos adversos, sino que también saca el máximo partido a los beneficios del tratamiento.

No obstante, respondiendo a la pregunta de qué va a suceder con los casos de pacientes que requieran concentraciones más altas de retinol o el uso de retinoides más potentes, hay que aclarar que seguirán utilizándose; eso sí, bajo prescripción médica y según la supervisión y control del especialista, que puede llevar a cabo ajustes y modificaciones en la pauta terapéutica según la evolución de cada paciente.

La supervisión médica es fundamental para la correcta aplicación de los retinoides y el manejo de cualquier efecto secundario que pueda surgir. Esto incluye la aplicación de rutinas complementarias de cuidado de la piel, como la hidratación adecuada y la protección solar, fundamentales para contrarrestar la sequedad y la sensibilidad al sol que el retinol puede provocar.

¿Se va a prohibir el retinol en la Unión Europea? Resumen final

La regulación de la UE pretende limitar la concentración de retinol en productos cosméticos para asegurar su uso seguro sin necesidad de supervisión médica, aunque la intervención de un dermatólogo puede elevar significativamente la efectividad y seguridad del retinol, permitiendo a los pacientes aprovechar al máximo sus propiedades transformadoras de la piel sin comprometer su salud cutánea.

Te invitamos a compartir este post en el que abordamos si se va a prohibir el retinol en la Unión Europea con aquellas personas a las que creas que le puede interesar.

Referencias y autoría del contenido

El contenido de esta entrada ha sido elaborado por el Departamento de Comunicación y el Equipo Médico del Grupo Pedro Jaén siguiendo nuestro compromiso editorial, mediante el que garantizamos la veracidad y actualización de la información proporcionada.

Referencias sobre el retinol y su regulación en la Unión Europea:

1. Quan T. Human Skin Aging and the Anti-Aging Properties of Retinol. Biomolecules. 2023 Nov 4;13(11):1614. doi: 10.3390/biom13111614. PMID: 38002296; PMCID: PMC10669284.

2. Quan T. Molecular insights of human skin epidermal and dermal aging. J Dermatol Sci. 2023 Nov;112(2):48-53. doi: 10.1016/j.jdermsci.2023.08.006. Epub 2023 Aug 29. PMID: 37661473.

3. Quan T, Qin Z, Shao Y, Xu Y, Voorhees JJ, Fisher GJ. Retinoids suppress cysteine-rich protein 61 (CCN1), a negative regulator of collagen homeostasis, in skin equivalent cultures and aged human skin in vivo. Exp Dermatol. 2011 Jul;20(7):572-6. doi: 10.1111/j.1600-0625.2011.01278.x. Epub 2011 Apr 13. PMID: 21488975; PMCID: PMC3120908.

4. Shao Y, He T, Fisher GJ, Voorhees JJ, Quan T. Molecular basis of retinol anti-ageing properties in naturally aged human skin in vivo. Int J Cosmet Sci. 2017 Feb;39(1):56-65. doi: 10.1111/ics.12348. Epub 2016 Jul 4. PMID: 27261203; PMCID: PMC5136519.

5. Shao Y, He T, Fisher GJ, Voorhees JJ, Quan T. Molecular basis of retinol anti-ageing properties in naturally aged human skin in vivo. Int J Cosmet Sci. 2017 Feb;39(1):56-65. doi: 10.1111/ics.12348. Epub 2016 Jul 4. PMID: 27261203; PMCID: PMC5136519.

6. Reglamento (UE) 2024/996 de la Comisión, de 3 de abril de 2024, por el que se modifica el Reglamento (CE) nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que respecta al uso de vitamina A, Alpha-Arbutin y Arbutin y de determinadas sustancias con posibles propiedades de alteración endocrina en los productos cosméticos.