Alopecia frontal fibrosante

La alopecia frontal fibrosante es un tipo de alopecia cicatricial que se caracteriza por la pérdida capilar en el área de la diadema (zona frontal y laterales), junto con pérdida de cejas e incluso del vello corporal. Se trata de una forma de alopecia cada vez más frecuente, cuya causa se desconoce y que hasta hace poco tiempo parecía no tener tratamiento.

La Unidad de Tricología del Grupo Pedro Jaén ha participado en la realización del mayor estudio a nivel mundial de este tipo de alopecia, que acaba de ser publicado en la prestigiosa revista científica Journal of the American Academy of Dermatology. En el estudio se analizan parámetros pronósticos de la enfermedad, y se observa un posible mecanismo hormonal en la producción de esta alopecia.

La alopecia frontal fibrosante es una forma hasta ahora poco frecuente de alopecia que se incluye dentro de las alopecias cicatriciales (el folículo se va destruyendo hasta que se forma una cicatriz y ya no sale pelo). En los últimos años hemos asistido a un aumento de su incidencia, sin saber exactamente el porqué, lo cual está siendo fruto de investigación.

 

La causa exacta de la alopecia frontal fibrosante se desconoce, aunque se cree que influyen 2 factores: un disbalance hormonal y un mecanismo autoinmune de inflamación. En ocasiones (menos de un 10%) observamos antecedentes familiares de este tipo de alopecia, aunque la mayoría de casos se presentan de forma esporádica. Suele afectar a mujeres después de la menopausia, aunque también puede afectar a mujeres antes de la menopausia e incluso a hombres.

La alopecia frontal fibrosante ha aumentado su incidencia de forma llamativa durante los últimos años.

La presentación clínica es muy característica: se pierde pelo en la zona de la diadema, provocando que la línea de implantación del pelo retroceda. Además es frecuente que afecte a las cejas, y de forma menos frecuente produce incluso pérdida de pestañas y del vello del cuerpo. En ocasiones produce picor en el cuero cabelludo, e incluso dolor.

El diagnóstico suele realizarse mediante una biopsia cutánea, aunque la presentación clínica tan típica hace que en muchos pacientes sea innecesaria. Es aconsejable solicitar un análisis de sangre incluyendo perfil tiroideo ya que con frecuencia vemos asociado una alteración el tiroides (hipotiroidismo).

Antiguamente se tendía a decir que esta enfermedad “no tenía tratamiento”. Sin embargo, actualmente tenemos una visión más optimista, ya que con los datos de la literatura científica y los obtenidos en nuestro estudio podemos dar “algo de luz” en el tratamiento de esta interesante forma de alopecia, ya que en muchos pacientes se consigue la estabilización e incluso la mejoría (discreto crecimiento de cabello en la línea de implantación).

El tratamiento es variable en función de cada paciente, es necesario individualizar la terapia según las características del paciente y algunos parámetros como su grado de inflamación y extensión. Los tratamientos más habituales son los corticoides intralesionales y los antiandrógenos. No obstante, otras terapias como los antipalúdicos pueden ser efectivos. En el estudio publicado, sí pudimos observar cómo el mayor índice de respuesta correspondió a la combinación de corticoides intralesionales y antiandrógenos, reforzando la hipótesis del doble mecanismo hormonal-autoinmune de la enfermedad.

En los casos de pérdida de densidad importante y siempre que el proceso se haya estabilizado médicamente, puede recurrirse al trasplante capilar para recuperar densidad. No obstante, debe realizarse un seguimiento y tratamiento médico ya que en algunos pacientes el proceso de alopecia podría reactivarse en los microinjertos.

 

En conclusión, la alopecia frontal fibrosante es un tipo de alopecia sobre la cual existen todavía muchas incógnitas. No obstante, es un área de especial interés en tricología y en las consultas de alopecia. Nuestro grupo de investigación está trabajando intensamente en esta enfermedad, con nuevos estudios que esperamos puedan ofrecer respuestas a las incógnitas aun existentes, y sobre todo ofrecer una alternativa terapéutica efectiva frente a este tipo de alopecia.