dermatitis de contacto en Grupo de dermatología Pedro Jaén

Dermatitis de Contacto


La dermatitis de contacto se origina por la reacción de la piel hacia determinadas sustancias aplicadas sobre la misma. Puede ser debido a un irritante (en este caso la denominaremos dermatitis irritativa de contacto) o debido a la sensibilización de la piel tras contactos repetidos con un producto al que finalmente se sensibiliza, desarrollando una alergia (Dermatitis alérgica de contacto).


  • Síntomas

    La dermatitis de contacto se caracteriza clínicamente por la aparición de un eccema en la zona que contacta con el agente irritante o sensibilizante. El síntoma predominante es el prurito o picor. La fase inicial se caracteriza por enrojecimiento, hinchazón (sobre todo en párpados y zona periocular) y en ocasiones vesículas. Con el paso de los días aparece descamación que puede llegar a ser intensa. Si el eccema se cronifica, la piel afectada se hace más gruesa y aparecen fisuras.

    En ocasiones puede coexistir con otras dermatitis, como la dermatitis atópica, y empeorar esta última. Tan sólo un diagnóstico especializado permitirá distinguir entre estas formas de eccema. La historia clínica es fundamental para orientar de forma adecuada el diagnóstico de la dermatitis de contacto y nos apoyaremos en las pruebas epicutáneas para confirmar nuestra sospecha. Estas pruebas consisten en la aplicación de unos parches que contienen las sustancias que consideramos potenciales provocadoras del eccema sobre la piel del paciente.

    Las sustancias sensibilizantes se denominan alérgenos.

    Los alérgenos responsables de la dermatitis de contacto son muy numerosos (más de 200) y están presentes tanto en la vida cotidiana como en la profesional. El uso diario de cosméticos, perfumes, vegetales, colorantes industriales… puede ser el responsable de la alergia de contacto. A nivel profesional, los trabajadores con oficios “manuales” tienen una mayor exposición ya que el contacto con productos alergénicos es más frecuente. Son bien conocidos los tintes capilares utilizados en peluquería o el cromo de los cementos en albañilería. Suele ser una alergia que afecta a los adultos pero puede aparecer también en niños.

    La dermatitis de contacto puede aparecer en cualquier zona dependiendo de la sustancia que la provoque. Algunos alérgenos frecuentes son el níquel (presente en bisutería, hebillas de relojes, botones de pantalones vaqueros…), el cobalto (bisutería, pinturas, barnices), cromato (cuero teñido, cemento), fragancias (cosméticos, detergentes, ambientadores), gomas (guantes, calzado) tintes (tintes capilares, ropa interior), lanolina (cosméticos y medicamentos tópicos) y los parabenos (conservantes de alimentos, fármacos orales y tópicos y cosméticos).

    Según la localización de la dermatitis de contacto podemos sospechar determinados alérgenos:

      • En la cara las dermatitis suelen deberse a conservantes de cremas, resinas de laca de uñas, tintes de cabello.
      • En los párpados puede aparecer dermatitis por ciertos conservantes del maquillaje o de soluciones para lentes de contacto y esmaltes ungueales.
      • En las orejas suele aparecer dermatitis de contacto por níquel presente en bisutería.
      • En las manos debemos descartar el contacto con productos irritantes (soluciones desinfectantes, agua) que producen la denominada “dermatitis del ama de casa” y no es de causa alérgica. Aunque puede coexistir una dermatitis irritativa con una dermatitis alérgica debido a las gomas presentes en los guantes, o alérgenos presentes en alimentos que se manipulen con frecuencia (ajo, cebolla, tomate), así como a determinados cosméticos.
      • En los pies las dermatitis de contacto se deben generalmente a los cromatos presentes en el cuero y a las resinas presentes en las suelas del calzado.
      • En axilas y tronco, puede aparecer dermatitis de contacto debido a fragancias de desodorantes, suavizantes y detergentes, así como debido a tintes de la ropa.

  • Diagnóstico

    En primer lugar se realiza una historia clínica para ayudar a identificar posibles contactos o manipulación con productos o substancias sospechosas.

    A continuación se realizan pruebas cutáneas llamadas pruebas epicutáneas o patch-test que consisten en aplicar, en la espalda, distintas substancias alergénicas sospechosas. Los distintos alérgenos se depositan sobre el parche que se coloca en la espalda durante unas 48h.

    Tras retirar los parches, se realiza una valoración a las 48 y 72 horas. La prueba es positiva si aparece un pequeño eccema que reproduce la erupción cutánea en la zona donde se ha aplicado el parche.

    No existe ningún análisis de sangre que permita diagnosticar la dermatitis de contacto.

  • Tratamientos médicos

    Una vez finalizado el estudio, se elabora un informe con el diagnóstico y resultado de todas las pruebas realizadas. Asimismo, al paciente se le proporciona tratamiento (cremas formuladas específicamente para el paciente) y recomendaciones específicas sobre el cuidado de la piel y un listado de alérgenos, sustancias químicas y productos cosméticos a evitar. Además, se asesora al paciente de forme individualizada sobre que productos cosméticos son los más indicados y seguros para su uso diario.


 
CONSULTA CON EL EXPERTO