Soluciones para la alopecia de cejas

Publicado por:

Categoría: Blog

Las cejas complementan la función de los párpados a la hora de proteger los ojos. Sirven para filtrar la radiación solar y evitan que el sudor, la lluvia, el polvo u otras partículas arrastradas por el viento entren o golpeen la superficie ocular. Además de esta función, las cejas son imprescindibles para expresar nuestro estado de ánimo o nuestros sentimientos. La sorpresa, el enfado o la duda no quedarían tan claras si no pudiéramos usar las cejas para mostrar estas emociones.

En el plano puramente estético, las cejas sirven para enmarcar la mirada y darle al rostro un aspecto armónico y natural. De hecho, perder las cejas altera por completo la apariencia y la expresión facial. Tanto es así que uno de los motivos que más angustia a los pacientes que vemos en las consultas de nuestra Unidad de Tricología y Trasplante Capilar es la pérdida del pelo de las cejas.

Recientemente, el Dr. Óscar Muñoz, uno de los especialistas de nuestra unidad, tuvo oportunidad de hablar sobre este tema en el Simposio sobre cirugía oculoplástica organizado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica Facial en Barcelona.

Por qué se produce la alopecia de cejas

A pesar de la pérdida de densidad natural de las cejas con el paso del tiempo, existen muchas causas de pérdida de pelo en las cejas. Los tres orígenes de alopecia de cejas más frecuentes son:

Sufrir alopecia areata

Se trata de una enfermedad autoinmune que afecta a los folículos pilosos y provoca la caída del cabello. La alopecia areata puede darse en solitario, pero es habitual que vaya asociada a otras alteraciones autoinmunes como como el vitíligo o el hipotiroidismo.

Tener alopecia frontal fibrosante

En este caso, la pérdida del pelo es especialmente llamativa porque afecta a la primera línea del cuero cabelludo, produciendo un efecto de retroceso del llamado nacimiento del pelo y un agrandamiento de la frente y las patillas. En las zonas alopécicas aparece tejido cicatricial y el paciente sufre un gran impacto estético. La alopecia frontal fibrosante es más frecuente en mujeres después de la menopausia, pero puede afectar a féminas y varones de cualquier edad.

Arrancamiento

Haber usado durante muchos años métodos depilatorios de tracción (pinzas, generalmente) para arrancar el vello de raíz con excesiva fuerza o periodicidad.

Estoy perdiendo las cejas ¿qué hago?

Parece una obviedad, pero ante un caso de alopecia de cejas lo primero que hay que hacer es acudir a la consulta de un dermatólogo tricólogo que evalúe cuidadosamente el caso y establezca un diagnóstico diferencial.

La importancia de contar con un diagnóstico correcto reside en el hecho de que la pérdida de las cejas puede ir asociada a otros tipos de alopecia de las más de 100 que existen. No todas se tratan igual, de manera que es importante diferenciar correctamente unas de otras para implantar la terapia más efectiva según cada caso.

Por otra parte, la pérdida de pelo en las cejas puede estar vinculada a otros trastornos de salud como el hipotiroidismo, a enfermedades autoinmunes como el lupus, o ser una manifestación de la tricotilomanía, un trastorno emocional que consiste en arrancarse los pelos de las cejas y las pestañas de manera compulsiva en situaciones de estrés.

En estos casos, además de instaurar un tratamiento específico para que el paciente recobre el pelo perdido, será conveniente atajar el resto de patologías subyacentes que puede presentar el paciente.

Tratamientos de la alopecia de cejas

Minoxidil

Este fármaco es uno de los imprescindibles en el arsenal terapéutico contra la alopecia. Utilizado inicialmente para tratar la hipertensión arterial, fue rediseñado como terapia para recuperar el cabello perdido tras observar que uno de los efectos secundarios es que hacía crecer el pelo. A lo largo de los años, se ha comprobado que el minoxidil oral y tópico mejora el crecimiento folicular porque favorece el flujo sanguíneo y el aporte de oxígeno al folículo piloso. 

Prostanoides

Los análogos de las prostaglandinas se usan en el tratamiento de la alopecia de cejas y pestañas por su capacidad para hacer crecer el cabello. Este efecto se observó en investigaciones con colirios formulados a base de prostaglandinas para el tratamiento del glaucoma. De ahí partió esta vía de investigación cuyo resultado ha sido medicación para tratar la alopecia de cejas y pestañas. 

Otros medicamentos

Las alopecias que cursan con inflamación o que están asociadas a trastornos autoinmunes pueden beneficiarse de la administración de antiinflamatorios, corticoides o inmunomoduladores tópicos o infiltrados según el criterio del especialista. 

Tatuaje y microblading

Se trata de un tratamiento cosmético que puede usarse solo o como complemento del resto de terapias contra la alopecia de cejas para rellenar alguna zona en la que no se haya recuperado el pelo o para dar mayor densidad a las cejas poco pobladas. Estos recursos se basan en diseñar y pigmentar la zona de la ceja con maquillaje permanente o semipermanente imitando la forma y el color de las cejas originales. Las técnicas de pigmentación han evolucionado mucho en estos últimos años con el objetivo de lograr resultados armónicos y naturales. De esta manera, el diseño de la forma se hace atendiendo a la del resto de la cara y al hecho de si el paciente es hombre o mujer. Asimismo, el color del pigmento se escoge en función del tono de los ojos, la piel y el cabello del paciente. En líneas generales, el microblading consigue resultados más naturales gracias al procedimiento de pintar las cejas pelo a pelo. Se trata de una técnica no permanente que hay que renovar cada cierto tiempo. 

Trasplante de cejas

Se trata de una alternativa quirúrgica cuando se busca aumentar la densidad capilar que no ha sido posible lograr con el resto de tratamientos farmacológicos o si se desea una solución permanente. Se trata de un procedimiento más demandado entre las mujeres, dado que la alopecia de cejas es más frecuente entre ellas. Asimismo, son especialmente las mujeres quienes suelen percibir más negativamente el impacto que provoca la pérdida de cejas en su aspecto físico.

En qué consiste el trasplante de cejas

El trasplante de cejas es un injerto autólogo; es decir, el tejido trasplantado se extrae del propio paciente. El objetivo fundamental de esta intervención es recuperar el marco de la cara y el procedimiento es muy similar al injerto de pelo en el cuero cabelludo que realizamos fundamentalmente en varones. Consiste en extraer unidades foliculares sanas y trasplantarlas en las cejas para repoblarlas sobre un diseño que hacemos previamente a modo de plantilla.

Generalmente, el pelo que se va a trasplantar se extrae de la nuca u occipucio del cuero cabelludo, aunque también puede haber ocasiones en los que lo saquemos de los brazos, el pecho o la barba; en el caso de los hombres.

Para ello, el día de la intervención se rapa un área pequeña en la zona donante que posteriormente se sutura para que resulte invisible y quede oculta entre el resto del cabello después del trasplante. Dado que hay que usar muchos menos folículos, la intervención de trasplante de cejas es más breve que el injerto capilar convencional y suele resolverse en una mañana o en una tarde.

Para llevar a cabo el trasplante de cejas habitualmente usamos anestesia local inyectada directamente en la piel.

Particularidades del trasplante de cejas

Además de la duración, el trasplante de cejas tiene alguna característica específica más con respecto al injerto del cuero cabelludo. El primer lugar, hay que ser muy cuidadoso con el diseño de las cejas para conseguir una forma respetuosa con la anatomía facial del paciente y un resultado natural después de la operación.

Asimismo, hay que colocar los folículos de manera angulada para que el crecimiento del pelo sea igual que el de las cejas naturales.

Con respecto a los riesgos y complicaciones, el trasplante de cejas suele presentar pocos y de carácter leve, como dolor y edema frontal. Ambos síntomas se resuelven en pocos días con analgesia convencional y aplicación de frío local. En cualquier caso, no deja de tratarse de una intervención quirúrgica, de manera que hay que estar vigilantes por si se produjeran otros efectos secundarios más severos, tales como sangrado o infección. Estos contratiempos son poco frecuentes y tienen un tratamiento sencillo.

En cuanto a los resultados, los del injerto de cejas se aprecian entre seis y ocho meses después de la intervención, frente al año que se tarda en ver los del injerto capilar normal.  

Finalmente, los pacientes que se han sometido a un trasplante de cejas deben llevar a cabo unas normas muy sencillas de mantenimiento consistentes, básicamente, en evitar la exposición solar para facilitar la cicatrización y recortar el pelo trasplantado periódicamente para mantener una longitud acorde a la de las cejas naturales, ya que durante un tiempo el vello del injerto sigue creciendo al mismo ritmo que lo hacía cuando estaba en la cabeza durante los primeros años tras el trasplante. 

Si necesitas un tratamiento para la alopecia de cejas ponte en contacto con la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar del Grupo Pedro Jaén.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados