Problemas capilares en verano

Publicado por:

Categoría: Tricología

Durante los meses de verano se pueden producir problemas capilares o cambios en nuestro cabello derivado tanto de factores climáticos como del uso excesivo o inapropiado de productos capilares, que pueden conllevar a una mayor fragilidad capilar y alteraciones en el cuero cabelludo.

Propiedades capilares importantes

La elasticidad es una de las propiedades más características de nuestro cabello, y consiste en la capacidad de cambiar su forma, longitud o volumen ante la presencia de determinadas fuerzas, y volver a su forma inicial sin dañarse.

Esta propiedad va a depender directamente de las fibras queratinizadas altamente organizadas de la corteza capilar. Además, la elasticidad está relacionada con el diámetro del tallo piloso: a mayor diámetro, mayor tendencia al estiramiento.

Esta se puede alterar con tratamientos químicos como decoloraciones y permanentes, conllevando por tanto a una menor elasticidad y a consecuencia una mayor facilidad de rotura capilar.

El uso inapropiado de cosméticos capilares es la primera causa de excesiva rotura capilar, aunque la luz natural y artificial, en menor medida que los productos químicos, igualmente tienen la capacidad de alterar la elasticidad del cabello.

Otra propiedad importante para garantizar un cabello sano, es la porosidad. En un tallo normal la cutícula intacta es prácticamente impermeable. Los champús no dañan la queratina de la cutícula, aunque los tintes y permanentes si que la pueden alterar, sobre todo si se suman otros factores como el aumento de temperatura o la aplicación de productos alcalinos.

Además, la cutícula se puede dañar por un exceso de secado o por el efecto del sol y viento (fenómeno llamado wheathering) conllevando a una mayor porosidad y pérdida de la impermeabilidad capilar.

El daño capilar estructural y cosmético por agentes climáticos o hair wheathering consiste en la alteración progresiva de la cutícula, es decir, la ruptura gradual y progresiva de las proteínas estructurales del tallo piloso. Una cutícula normal consta de 10 capas finas de fibras de queratina sobrepuestas, a modo de tejas en un tejado, cada una entre 3-4μm de diámetro, que tienen una duración aproximada de 6 años en condiciones normales, y que se va desgastando con el tiempo.

Este proceso se puede acelerar por varios factores como el mojado, fricción, luz solar, calor de secadores, exceso de cepillado, agentes químicos y cloro de las piscinas, sal marina, procedimientos de peluquería, entre otros.

El daño progresivo de la cutícula conlleva a la deshidratación capilar y debilidad, originando un cabello difícil de manejar y con tendencia al encrespamiento; además puede conllevar a la aparición de bandas más claras en el cabello (decoloración por el sol), e incluso la aparición de cabello en burbuja.

Estos problemas capilares se pueden evitar o minimizar identificando los factores responsables y siguiendo unas recomendaciones específicas proporcionadas por un especialista en cada caso particular.

Problemas capilares en verano

A continuación se comentan algunos aspectos sobre cosmética capilar y los problemas capilares:

1. ¿Cómo podemos cuidar el cabello a la vuelta de verano?

Algunos pequeños gestos pueden ayudar a reparar nuestro cabello de los efectos o problemas capilares del verano. Aplicar mascarillas y acondicionadores adecuados, por lo menos una vez a la semana, dejando actuar el producto el mayor tiempo posible. El calor del sol ayuda a abrir la cutícula permitiendo que el acondicionador penetre mejor. Los aceites también son esenciales para suavizar y reparar las puntas y se pueden aplicar con el cabello húmedo o seco. Además se recomienda cortar el cabello cada 4-6 semanas y limitar la utilización de fuentes de calor (secadores de pelo y planchas).

2. ¿Son perjudiciales las gominas y lacas?

El uso de gel o lacas para el cabello por sí mismo no causa alopecia y se pueden utilizar con regularidad durante un largo período de tiempo sin experimentar efectos secundarios negativos, si de forma paralela se lava el cuero cabelludo para retirar todos los restos del producto. Además pueden ser beneficiosos porque fijan el cabello y evitan microtraumatismos como el peinado. Por otra parte, son productos que pueden contener un largo listado de ingredientes químicos, que utilizados simultáneamente podrían ocasionar problemas en el cuero cabelludo, como las dermatitis de contacto, por lo que se recomienda no utilizarlos de forma excesiva.

3. ¿Es perjudicial lavarse el pelo a diario con champús?

No. Lavarse el cabello a diario con un buen champú revigoriza el cuero cabelludo y ayuda a mantener el cabello con un aspecto sano, libre de problemas capilares.

4. ¿Qué otros factores influyen en tener un pelo con aspecto saludable?

Son varios los factores que influyen en el aspecto de nuestro cabello. A continuación comentamos algunos de los factores más importantes:

    • Alimentación y dieta: es esencial mantener una dieta sana y equilibrada en nutrientes para mantener nuestro pelo con aspecto sano. Las proteínas representan el 95% del peso del cabello; el zinc (que se encuentra en carnes y frutos secos) refuerza los aceites naturales que recubren el cabello, ayudando a mantener su brillo natural; los derivados de la vitamina B (biotina , B6 y B12) ayudan a promover el crecimiento de células en los folículos pilosos; el hierro facilita la actividad de las enzimas necesarias para el crecimiento del cabello.
    • Medicación: determinados medicamentos como los derivados de la vitamina A, antidepresivos y antiácidos pueden ocasionar alopecia o problemas capilares.
    • Alteraciones hormonales: Los altos niveles de estrógenos favorecen el crecimiento del cabello y su brillo. Los estrógenos actúan bloqueando un subproducto de la testosterona (dihidrotestosterona), que promueve la calvicie (alopecia androgenética). Un déficit de hormonas tiroideas también favorece la falta de brillo del cabello, su fragilidad y su caída.
0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados